Menú principal

Componiendo de vista

captura de movimiento de ojos

A lo largo de la historia hemos tenido ejemplos de infinidad de músicos autodidactos que creaban sus obras y tocaban de oido, con la única ayuda de su maestría e inspiración. Sin embargo, no es tan común oir hablar de músicos que compongan con la vista, con el único apoyo de su mirada. Esto es así porque sólo un artista lo ha hecho hasta la fecha. Hablamos de Jason Becker.

Un poco de historia

Los 60 fueron de Jimi Hendrix, los 70 de Jimmy Page, Eric Clapton y Jeff Beck, los años 80 fueron los del reinado de Eddie Van Halen y Randy Rhoads. A finales de la década de los 80 el trono de la guitarra de cara a la próxima década parecía que iba a tener en Jason Becker a su claro ocupante. Sin embargo, esto no se produjo. El músico se había hecho un nombre rápidamente en el mundo de los conoisseurs de la guitarra tras su paso por Cacophony. Su fichaje para la banda de David Lee Roth parecía abrirle el paso a un nuevo nivel, en el que su fluido estilo y técnica depurada iban a estar expuestos ante miles de personas en estadios y pabellones de todo el mundo.

 Sin embargo, poco después de comenzar su primera gira con Roth, Jason sintió que algo no marchaba bien. De la noche a la mañana, el guitarrista notó como sus dedos se hormigaban y agarrotaban sin motivo aparente y le dificultaban la tarea a la hora de tocar. Los exámenes médicos le dieron la fatal noticia. Jason sufría de Esclerosis Lateral Amiotrófica (ELA). De pronto, la opción de tocar en directo desaparecía de la vida del músico.

Sin embargo, la fatalidad no afectó a la determinación de Becker, que siguió componiendo en un teclado, primero a dos manos y luego con una, hasta que la ELA le dejó postrado definitivamente en una silla de ruedas, prácticamente inmóvil, salvo por su cabeza y ojos. Otra persona puede que se hubiera dejado llevar por el desánimo, pero Jason Becker decidió que aún tenía mucha música en su cabeza como para abandonar. El California Department of Rehabilitation  proporcionó a Becker el revolucionario programa Quick Glance, mediante el cual el músico puede a día de hoy seguir creando música mediante el movimiento de sus ojos.

“El programa tiene una cámara infrarroja que lee la manera en la que sus ojos se fijan en un punto. Si Jason mira la letra ‘W’, el ordenador escribe automáticamente la letra en la pantalla. A efectos prácticos, sus ojos funcionan como un ratón”, señalaba el padre de Becker.

El documental “Jason Becker: Not dead yet” nos enseña la manera en la que Jason Becker emplea, en la actualidad, los más novedosos sistemas de captura de movimientos de ojos por infrarrojos. Pero si alguna cosa nos enseña tanto este documental como la vida de Becker es la manera en la que una persona debe enfrentarse, no ya a la muerte, sino a la vida.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>