Menú principal

Cómo elegir contraseñas seguras en Internet

contraseñas seguras en internet

Como recientemente podías leer en nuestro “blog hermano” Innovanauta, hace escasas fechas The Heartbleed bug ponía en jaque a la comunidad virtual al hacer peligrar la seguridad de casi el 60% de las webs que  emplean el sistema de encriptación OpenSSL. Este acontecimiento nos hace plantearnos lo necesario que es disponer de herramientas de seguridad cuando naveguemos por la red. No hay que olvidar que en el ciberespacio se aloja más información sobre nosotros de la que creemos: cuentas bancarias, datos de contacto, teléfono, e-mail… es imprescindible proteger todos esos datos y la manera más inmediata de hacerlo es empleando contraseñas y claves de acceso seguras. La primera clave es usar el sentido común que, como veremos a continuación, no es tan común como pensamos.

Renovarse o morir

Hace poco, un informe de la firma Deloitte nos sorprendía con un dato alarmante. Y es que el 90% de las claves y contraseñas que emplean los usuarios en la red no son seguras. De hecho, uno de cada diez usuarios emplean “contraseña” o “123456” como claves principales. Pew Research publicaba hace poco otro dato para la reflexión: un 67% de las parejas de EEUU comparten una o más contraseñas para servicios en la red (banca, e-mail, tiendas online…).

Los expertos estiman que las contraseñas deben ser renovadas y actualizadas con una cierta regularidad. En este sentido, el periodo en el que tenemos que refrescar las claves varía entre 6 y 9 meses. Es importante tratar de ser todo lo original que nuestra imaginación nos permita. En este sentido, no hay mayor error que emplear la misma clave de acceso para nuestros servicios de banca online, intranet de empresa, e-mail o perfil en redes sociales. Ten en cuenta que en el momento en el que el delincuente cibernético acceda a una de esas contraseñas, el resto estarán en su poder.

La combinación es la clave

Ninguna empresa de seguridad puede asegurar que una clave resulta infranqueable. Si que hay ciertos requisitos a seguir para que las nuestras sean un poco más seguras. Para empezar, procura emplear frases o, al menos, no utilizar palabras reales que sean sencillas de decodificar. Asimismo, es más que recomendable combinar mayúsculas y minúsculas y letras con números. Por ejemplo, si quieres disponer de una clave que sea sencilla de recordar  y, por ejemplo, se te ha ocurrido el nombre de tu amigo “Pedro”, te recomendamos que escribas “P3dr0” utilizando la combinación alfanumérica.

Escribe un comentario

Puedes usar: Etiquetas y atributos HTML: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <s> <strike> <strong>